domingo, 19 de julio de 2009

HISTORIA DEL PERICO AUSTRALIANO

En el año 1790, los naturalistas Nodder y Shaw describen las características de los periquitos ondulados pero es en 1840 cuando de la mano del naturalista John Gould llegan a Europa las primeras parejas de periquitos (cuatro ejemplares) y se inicia la gran afición a la reproducción y cría en cautividad de estos pájaros. La afición pasó rápidamente a América y tuvo tal éxito que a finales del siglo XIX, el gobierno australiano tuvo que prohibir la captura, venta y exportación de periquitos australianos y otras pequeñas cotorras para evitar su extinción. En 1850, en el Zoo de Amberes, se expusieron en una gran pajarera, varias parejas de periquitos australianos, que con gran asombro se reprodujeron en cantidad. En 1862, el Zoo de Londres empezó acriar algunos ejemplares. Como curiosidad, diremos que en el Museo de Historia Natural de Kensington, se exhibe disecado un periquito de color verde oscuro, capturado en 1902. En nuestros días debido a la cría selectiva en cautividad, se ha obtenido un amplio abanico de tonalidades cromáticas (más de 30), tan vistosas y variadas que han hecho del periquito, el pájaro doméstico más apreciado y extendido por todo el mundo. Como anécdota menos agradable, citaremos que en Francia en el año 1914, con motivo de la declaración de la guerra mundial, en el criadero comercial de Mr. BASTIDE, al ser intervenidas y confiscadas por el gobierno todas las semillas, fueron sacrificados en un solo día 120.000 periquitos. Actualmente, solamente en Inglaterra existen más de 15.000 criadores.


El aspecto general de un periquito ondulado australiano suele variar poco. Un buen ejemplar mide, desde la cabeza a la cola unos 20.5 cm. Debe dar la impresión de un pájaro sano, limpio y bien cuidado, manteniéndose erguido en un ángulo imaginario de unos 30° respecto a la vertical. Las alas deben estar pegadas al cuerpo y descansando sobre el inicio de la cola, sin cruzarse entre sí. La cola debe ser recta, proporcionada, en línea con el cuerpo y terminada con dos largas plumas. La longitud ideal de las alas es de 9.5 cm. , y ocupan 2/5 partes de la longitud total del periquito. Los ojos deben ser vivaces y brillantes. El pico estará curvado hacia dentro y centrado en la cara es robusto y muy móvil gracias a la articulación de la mandíbula superior. La zona cérea es de color azul en los machos y rosada o marrón en las hembras. La cabeza debe ser larga, redondeada, la frente erecta y simétrica La máscara debe ser clara y larga, con manchas bien separadas, grandes y redondas, bien delimitadas y distribuidas de forma simétrica. El cuello corto, ancho y bien formado. El dibujo o diseño de la cabeza, cuello, espalda y alas debe destacare con toda nitidez sobre el color de fondo. Sea cual sea la tonalidad de su color, este deberá ser nítido y sin degradaciones.

Las patas deben ser robustas para permitirles trepar hábilmente, de una medida adecuada a la envergadura del periquito, con dos dedos hacia adelante y los otros dos hacia atrás agarrándose a los barrotes con fuerza y seguridad. Es un ave inteligente, simpática, limpia, muy sociable, de pocas exigencias, prolífica, pueden emitir palabras, es fácil de conseguir y ofrecen numerosas ventajas para aquellas personas que disponen de poco espacio. Es el animal ideal para aquellas personas que viven solas y gusta a los niños. Todo ello motiva que sea considerado un animal de compañía ideal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada